Estadísticas de Facebook. La gran mentira.

Llevamos ya unos días leyendo mucho sobre el cambio de algoritmo en Facebook. Un cambio que supone una dura estocada para las estrategias de Social Media más económicas, aquellas que apostaban únicamente por la generación de contenido de calidad y por la interacción, en contraposición a las acciones publicitarias ‘de toda la vida’. La mayoría de las empresas que apostaron por esta vía ven ahora como en uno de sus principales canales de comunicación con sus usuarios, el alcance cae hasta cotas ridículas. Unos empiezan a plantearse ceder a la presión y empezar a pagar por anuncios y publicaciones promocionadas. Otros muchos no pueden permitírselo y se plantean tirar la toalla.

Y en mitad de todo esto, estamos las empresas y profesionales cuya misión es maximizar los recursos de los clientes que han depositado su confianza en nuestro trabajo. Para ello, siempre he hecho hincapié en prestarle mucha atención al análisis de los datos, ver qué funciona mejor o peor y en base a eso, replantear la estrategia hasta ‘dar con la tecla’, que además para cada perfil de cliente es una tecla distinta. Pero, ¿qué ocurre en el momento en el que tampoco nos podemos fiar de los datos disponibles? Y me planteo esto porque, de un tiempo a esta parte, han empezado a pasar cosas raras en las estadísticas de los perfiles de Facebook que gestiono. Pero raras, raras, raras.

mentiroso

¿Pero esto no iba de engagement?

Hace algunos meses que la situación empezaba a tornarse ‘mosqueante’: publicaciones que habían tenido un nivel de engagement superior a la media tenían un alcance inferior a la media…La gente pinchaba en ‘Me gusta’, las comentaban y las compartían, y el alcance era igual o peor que el de otras publicaciones que habían pasado sin pena ni gloria. En un principio lo atribuí a un desajuste entre el horario de las publicaciones y las horas a las que los fans realmente se conectaban, así que haciendo uso otra vez de las estadísticas, empecé a programar mis publicaciones para coincidir con los fans de cada página…Sin embargo, la cosa seguía igual. Curiosamente, Facebook me sugería que promocionara esas publicaciones que calificaba como ‘de un rendimiento superior’ para que tuvieran más alcance. Fue entonces cuando escribí este post, que tuvo mucho éxito pero temo que quedará obsoleto en breve. El engagement, amigos, ya no es la clave para que tus publicaciones tengan el alcance que merecen. La clave es el vil metal.

El misterioso caso de las estadísticas

Esta semana, con el anuncio del cambio de algoritmo, todos los Community Managers del mundo mundial nos poníamos en alerta, esperando ver qué ocurría en nuestros paneles de control. Y lo que ocurrió fue para caerse de la silla: una caótica maniobra de manipulación de las estadísticas que hizo que a Facebook se le viera el plumero definitivamente: el alcance caía en picado hasta niveles absurdos…en algunos casos, hasta niveles imposibles. Y lo de imposibles no es un decir, es que ahí hay cifras que no pueden ser. Si una publicación mía tiene 14 ‘likes’, ¿cómo me explica Facebook que sólo la hayan visto 11 personas? O publicaciones con decenas de clics y un alcance de ridículo o inexistente personas…En teoría, tengo publicaciones en las que han pinchado 72 personas, pero de esas 72, sólo la vieron cuatro, y otras que de un día para otro ‘pierden’ alcance: ayer indicaban una cifra, hoy la cuarta parte. ¿Es o no es para llamar a Iker Jiménez?

¿Y ahora qué?

Parece claro que Facebook, además de querer vender más publicidad (cosa que me parece lógica), ha traspasado la línea de la ética y trata de hacernos creer que nuestro alcance es muy inferior al que realmente logramos, a fin de que pasemos por caja. Pero la cuestión ya no está ahí, sino en cómo vamos a monitorizar nuestras campañas orgánicas en esta red social sabiendo que sus estadísticas mienten. ¿De qué nos sirve generar informes para nuestros clientes con datos que sabemos que son falsos y que además, dejan por los suelos el valor de nuestro trabajo? En las próximas semanas probaremos herramientas externas para generar las estadísticas, y estaremos pendientes de ver si hay variaciones entre éstas y las que nos proporciona Facebook. Aunque teniendo en cuenta que estas herramientas ‘beben’ de los datos de Facebook, no tengo mucha confianza en ver algo distinto. Entre esto y los datos que revelan que los usuarios más jóvenes están empezando a ‘pasar’ bastante de Facebook, creo que ha llegado el momento de replantearse el uso que le podemos dar a Facebook dentro de nuestras futuras estrategias de comunicación:

  • Difusión de determinadas campañas basadas en la publicidad y las publicaciones patrocinadas.
  • Búsqueda de nuevos canales, redes y soluciones para optimizar la difusión de los contenidos entre el público objetivo.

Quería agradecer toda la ayuda y apoyo que he obtenido de los compañeros Antonio García, Puri Iglesias, Sonya Lanzas y Rosa Arnau, que compartieron conmigo su experiencia en este tema y confirmaron mis sospechas. Es un lujo poder conversar con vosotros en las redes, ya lo sabéis 🙂

Y tú,¿seguirás usando Facebook como hasta ahora o te replantearás tu estrategia?¿Qué otras redes sociales crees que pueden resultar más rentables para alcanzar los objetivos de tu empresa?

17 comentarios
  1. Fer says:

    Totalmente de acuerdo, emplear mucho tiempo en estas Redes para que luego realicen un cambio de esta índole no merece la pena.

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      Gracias por comentar, Fer. Yo creo que a nivel de impacto puede seguir mereciendo la pena estar en Facebook, aunque asumiendo ya que la estrategia debe incluir una inversión publicitaria en la ecuación. Luego ya depende de cada uno valorar si esa inversión le merece la pena, lo malo es que hay muchas pequeñas empresas que no pueden ni planteárselo, y es normal que se sientan estafadas después de invertir tanto esfuerzo…A mí lo que más me molesta de todo esto es lo de no poder fiarme de las estadísticas de FB y tener que recurrir a herramientas alternativas. Un saludo

      Responder
  2. Community Manager Valencia says:

    Corroboro al 100% lo que denunciás en este artículo. Me ha llamado poderosamente la atención que el dato de 14 likes y alcance de 11 personas… ¡lo tuve exactamente igual en una de las páginas que gestiono!.

    Hace poco escribí un artículo sobre si merecía la pena el esfuerzo de mantener una pagina en Facebook en estas condiciones. Con vuestro permiso, voy a incluir un enlace a este que viene a confirmar que el chaval de los rizos se ha pasado de la raya.
    Os lo dejo por si os apetece echarle un vistazo.
    Un saludo y paciencia a tod@s. Respiremos profundamente. Ohhhmmmmmmmmm…. 😉

    http://eduardogonzalezllorens.com/pagina-de-empresa-en-facebook/

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      ¡Gracias por tu comentario y por enlazarnos, Eduardo! Sí, habrá que tener paciencia y, sobre todo, capacidad de adaptación. Hay que asumir que las redes sociales son sistemas expuestos al cambio y la evolución, y Facebook parece encontrarse en medio de ellos, tanto en el planteamiento de su modelo de negocio como en su público, que poco a poco va envejeciendo (algo que también debemos tener en cuenta como representantes de empresas y marcas). Me voy directa a leer tu post 😉 ¡Saludos!

      Responder
  3. Perla says:

    Excelente artículo. Si bien no estoy trabajando para ninguna empresa en especial, si lo hago con determinadas webs y hasta limitada, que son de amigos, y justamente he notado algo raro, pensé que mis publicaciones o ya no resultaban relevantes, pero como bien comentas, cuando hace meses atrás tenían un alcance elevadísimo, noté un cambio bastante abrupto de unos cuantos “me gusta” pero que pocos habían visto, Intenté cambiar horarios, y la cosa iba en picado. Por eso estoy apostando mas a Google+ y Pinterest, porque veo que se va moviendo mas el asunto, para darle mas difusión y todo lo que ya sabemos. Ahora me corroboras que es una estrategia de Face para que pagues publicidad, pues, lo harán grandes empresas que puedan. Los Communities que nos dedicamos a pequeñas empresas o pequeños proyectos, se buscará la vida y sacaremos jugo en otras redes. Mil gracias

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      ¡Gracias por comentar, Perla! Has hecho bien en buscar alternativas, si no tienes presupuesto establecido para invertir en acciones publicitarias en Facebook es una buena decisión. También te digo que conocemos casos de pequeñas empresas que, invirtiendo muy poco (presupuestos por debajo de 50€), han conseguido tan buenos resultados que se han animado a continuar en Facebook. Lo que no nos parece nada bien de todo esto es el hecho de que quienes optan por no pagar no puedan ni fiarse de las estadísticas, que parecen estar manipuladas a la baja. ¡Ya veremos en qué termina todo esto! Un saludo y gracias de nuevo por tu comentario.

      Responder
  4. Sonya Lanzas says:

    Buen post Mónica! se puede decir más alto pero no más claro! esto es de traca, de agárrate que vienen curvas y de no te menees! Como comenté la semana pasada hasta límites insospechados no me parece mal que Facebook quiera ganar dinerito con la publicidad que las empresas hagan en su red social, faltaría más! creo que la publicidad, y más en los tiempos que corren, es necesaria. Y la publicidad en Facebook no es cara y me parece que bastante efectiva, al menos en Likes porque lo del engagement es otra cosa. Pero que para hacerlo mareen a la gente, alteren estadísticas y no sean francos ni claros es una vergüenza. Lo peor es que para algunas o muchas empresas Facebook es bastante esencial, sobretodo para aquellas que tienen una función básicamente social. Veremos como lo hacemos y que deciden finalmente nuestros clientes. Yo en enero me apunto a Pinterest a ver que tal 😉
    Feliz Navidad compañer@s!

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      Totalmente de acuerdo contigo, Sonya. Está visto que somos muchos los que no vemos normal esta política del “todo por la pasta” que practica Facebook…¿les traerán los reyes un poquito de sentido común y darán marcha atrás? Por cierto, andaremos muy pendientes de tus tableros en Pinterest, ¡nos encanta! Felices fiestas compañera 😉

      Responder
  5. Bruno Villar says:

    La verdad que Facebook ya no es lo que era… y pero bueno con la publicación de imágenes y dichos… se puede seguir incrementando la audiencia para que al fin y al cabo entren en nuestras publicaciones. No obstante no vale la pena emplear mucho esfuerzo para crecer en Facebook.

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      Sí Bruno, parece que cada vez merece menos la pena desarrollar campañas específicas para Facebook (al menos basadas en alcance orgánico). No obstante, esperaremos a ver si hay ‘algo que rascar’, ya que la cantidad de usuarios activos con los que cuenta no es nada desdeñable. ¡Gracias por comentar! 😉

      Responder
  6. Javier López Lorenzo says:

    Gracias por el articulo que comparto totalmente y veo de rabiosa actualidad. Estos últimos días he observado este comportamiento que analizas en el post. Como es lógico a ninguno de nosotros nos gusta predicar en el desierto por lo que otras redes que operen de manera más clara se llevaran nuestro tiempo…y dinero.

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      Me alegro de que te haya gustado, Javier. Es cierto que si siguen tratando a los usuarios de esta manera, lo normal es que haya una ‘migración’ hacia otras redes. Pero como esto será un proceso más o menos lento, de momento a los que nos dedicamos a esto no nos queda más remedio que dejar clara la situación y dejar que sean nuestros clientes quienes decidan si quieren pasar por caja para acceder a la enorme audiencia que Facebook aún puede facilitarles…Después ya se verá. Muchas gracias por comentar 🙂

      Responder
  7. Community Red says:

    Es una pena tener que compartir estas lastimosas experiencias gracias a los Sres. de Facebook, que día a día parecen estar empeñados en cargarse su propia red social.
    Sabemos que ahora solo quieren ingresas y de ahí que retoquen sus estadísticas para dar unos datos falsos o inexactos para que tengamos que promocionar nuestras páginas.
    Lo que hablábamos, habrá empresas que no quieran o no puedan pagar esa promoción y que tengan que buscar publicitarse en otras Redes Sociales, menos corrompidas que Facebook.
    Un placer charlar con vosotros siempre amigos. Un abrazo y ánimo.

    Responder
    • Mónica Ortega says:

      Muchas gracias compañeros, es una pena tener que explicar esta situación a los clientes después de tanto trabajo invertido, pero es lo que hay, nosotros podemos asesorar pero la decisión final está en manos de quien debe realizar la inversión. De todas formas, la comunicación de calidad seguirá existiendo con Facebook o sin él…Todo es cuestión de observar, analizar y adaptarse a lo que venga de la mejor manera posible 🙂

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Acabo de tropezar con un artículo sobre la gran mentira de las estadísticas de Facebook. Echadle un vistazo porque no tiene desperdicio. De hecho, corroboro al 100% lo que denuncian en el […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *