La auditoría, el punto de partida para un plan de Social Media exitoso

checklistEn posts anteriores hemos hablado de la importancia de contar con un buen plan de comunicación digital antes de lanzarnos a gestionar la imagen de nuestra empresa en este entorno. El primer paso para realizar dicho plan es el análisis de la situación inicial. Porque para definir a dónde queremos llegar, es fundamental saber dónde nos encontramos y de qué situación partimos. Y para ello, nada mejor que someter nuestra presencia online a una auditoría que nos sirva para definir esa situación inicial. Pero, ¿en qué debemos fijarnos a la hora de realizarla?

Web

La web debe ser el centro de la estrategia digital, y debe estar conectada con todas las herramientas implicadas en la misma. Por ello, hay que preocuparse de todos estos aspectos:

  • Diseño. No es necesario (aunque sí recomendable) que lo revises todos los años, pero debes estar al día de las tendencias en este campo para evitar que tu sitio web se quede desfasado. Además, asegúrate de que es compatible con dispositivos móviles, ya que el tráfico desde éstos será cada vez mayor y este factor puede influir en tu SEO.
  • Usabilidad. Tu web debe ser fácil y agradable de utilizar, tanto si se trata de una web corporativa como una tienda online (aunque en este segundo caso la usabilidad juega un papel aún más importante). Si no tienes claro cómo mejorarla, un experto en experiencia de usuario (UX) te sacará de dudas.
  • Contenidos. Textos, imágenes, vídeos…todos ellos deben estar en consonancia con la imagen de marca que quieres transmitir, tener coherencia entre sí y servir a los objetivos que quieres alcanzar a través de tu web.
  • Analíticas. Es fácil conocerlas con Google Analytics: número de visitas, páginas más visitadas, perfil de los visitantes, procedencia de las visitas, funcionamiento de los embudos de conversión…Hay muchos datos útiles que puedes extraer de esta herramienta.

Branding

La imagen de marca debe ser coherente y estar unificada en todos los canales de los que hacemos uso, tanto online como offline. Asegúrate de controlar elementos como:

  • Logo. Puede sufrir modificaciones a lo largo de la vida de la empresa, lo cual no es malo. Pero éste debe ser el mismo en todos los canales de comunicación digital: web, distintos perfiles de redes sociales, newsletter, directorios de empresas, etc. Sé cuidadoso con esto, seguro que está presente en muchos más lugares de los que crees.
  • Colores corporativos. Aunque no tengas un manual de identidad corporativa (que deberías tenerlo). Es importante definir los colores que primarán en tu comunicación de marca, y que éstos sean del conocimiento de todos aquellos que estén implicados en el desarrollo de la imagen de la misma (diseñadores gráficos, diseñadores y desarrolladores web, community manager, etc)
  • Tipografías. Aunque en muchos canales, como las redes sociales no podrás controlar este detalle, es importante que establezcas unas tipografías corporativas que sean las que se usen en todas las herramientas de comunicación posibles: web, tarjetas de visita, imágenes para web o redes sociales, plantillas de correo electrónico y newsletter, plantillas de presupuestos, facturas, etc.
  • Mensaje. Aunque los diferentes canales de comunicación pueden estar enfocados a diferentes objetivos, el mensaje que transmitas a través de ellos debe ser uniforme en todos ellos. Es el alma de tu identidad de marca.
  • Tono. La forma de utilizar el lenguaje puede variar muchísimo de una marca a otra. Intenta que el tono en el que te diriges a los usuarios de tu web sea coherente con el que usas en redes sociales y en otras comunicaciones. Por ejemplo, si usas un lenguaje informal y directo en tu web, no tiene sentido adoptar un tono más distante y corporativo en tus perfiles sociales. Y viceversa.

Redes Sociales

Es necesario analizar nuestra presencia en las diferentes redes sociales, así como su efectividad. Esta información será muy valiosa a la hora de establecer el plan de acción para los meses posteriores, y puedes obtenerla fácilmente a través de las diferentes herramientas de análisis de las que disponen las diferentes redes sociales:

  • Número de perfiles abiertos en redes sociales.
  • Número de publicaciones diarias / frecuencia de publicación.
  • Tasa de interacción semanal con las publicaciones en cada red social. Nos dará una idea de si nuestros esfuerzos están dando fruto a nivel global.
  • Perfil de la audiencia en cada red social. A nivel demográfico, pero especialmente a nivel de intereses.
  • Tipos de publicación que mejor funcionan en cada red social. No necesariamente van a ser los mismos en todas las redes sociales. Lo que funciona muy bien en Pinterest o Instagram puede no tener cabida en Linkedin.
  • Sentimiento de la interacción. Es importante saber si el feedback que nos aportan los usuarios y seguidores es positivo o negativo, para actuar en consecuencia. Podemos tener una tasa de interacción muy alta, pero si la mayoría de estas interacciones son quejas, es que algo falla (aunque no necesariamente en la comunicación, el problema puede estar en otro área de tu empresa).
  • ROI (retorno de la inversión). ¿Las acciones que has llevado a cabo hasta ahora te han generado leads, ventas o un mayor reconocimiento de tu marca entre tu público objetivo? Si es así, vas bien, y la estrategia que definas en tu plan de comunicación digital se podrá enfocar a aumentar ese ROI. Si por el contrario, no has tenido los resultados que esperabas, es el momento de darle la vuelta a tu estrategia para convertir ese gasto que has hecho hasta ahora en una inversión rentable para tu negocio. Para saberlo, deberás cruzar los datos disponibles en las herramientas de analítica de tus redes sociales con los de Google Adwords, y éstos a su vez con los datos relacionados con las ventas o la obtención de nuevos clientes o leads de los que dispongas.

Competencia

Aunque no vas a poder conseguir datos tan detallados como los que vas a obtener con la auditoría de tu presencia en redes sociales, es bueno que tengas muy en cuenta qué están haciendo tus competidores directos, dónde están presentes y qué estrategias les están funcionando mejor. De esta manera, sabrás cuál es la posición de la que partes con respecto a ellos y podrás definir mejor tu propia estrategia para ir ganándoles terreno.

Si te pones en serio con esta auditoría que te sugerimos, tendrás como resultado un informe detallado del punto de partida en el que se encuentra tu plan de Social Media, y habrás puesto el primer escalón para que este plan conduzca a tu empresa al éxito.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.